sábado, 28 de febrero de 2015

Nota sobre las 11 detenciones relacionadas con la guerra de Ucrania.

A pesar de no compartir su visión sobre la caracterización de clase de la guerra de Ucrania, queremos manifestar nuestra solidaridad con las personas que están sufriendo el acoso y la represión por parte del Estado por este motivo. Esta represión ha sido orquestada por todas las democracias burguesas que componen el bloque imperialista europeo con el fin de garantizar y apoyar el cambio político en Ucrania, defender la conquista del mercado ucraniano mediante la fuerza y cortar cualquier lazo de lucha contra la guerra imperialista de Ucrania. Exigimos su libertad inmediata sin cargos. Así mismo, queremos desmentir las acusaciones del diario “El País” que ha iniciado últimamente una caza de brujas contra nuestro Partido, que acusa a gente que ha estado luchando en Ucrania de ser militantes de RC. Desde el Partido queremos desmentir estar afirmaciones, ya que ningún militante de Reconstrucción Comunista ha participado en ninguna actividad en Ucrania. Contra todo imperialismo, por la revolución y el socialismo.

viernes, 27 de febrero de 2015

El marxismo-leninismo y la batalla contra el nacionalismo, en la lucha democrática por la autodeterminación de las naciones y los pueblos oprimidos. (Sobre Herri Gorri y sus interpretaciones erróneas).

Nuestra única intención es, que no es poco, acercar una idea concreta en contra del nacionalismo que recubre muchos discursos comunistas. Hablar sin tapujos ni ataduras contra el imperialismo, sin importarnos si este viene de occidente o de oriente, sea ruso, estadounidense, chino o el que fuera igual de pernicioso que los anteriores, el socialimperialismo soviético, que maquillo de internacionalismo su intervención y intromisión  en los asuntos internos y externos de tantos países. Dejar en evidencia la degeneración que del internacionalismo se realiza, maquillándolo con un discurso nacionalista y liberal. Abrazar el más consecuente discurso en favor de la autodeterminación en la etapa de la lucha democrática y por la mejora de cualquier conquista democrática en la etapa de construcción del socialismo. Por construir un organismo unido de comunistas, por el Partido, que dirija las aspiraciones de la clase obrera. Por la lucha de clases y la consecución de la revolución social y la construcción de la patria más amplia, consecuente, plena y grande de la que la clase obrera pueda ser actor principal,  el socialismo.

Algo que muchas veces se le ha echado en cara, arrojado más bien, a Reconstrucción Comunista, ha sido el confrontar políticamente con otras organizaciones. Parece ser que la batalla de las ideas es un espacio que hace revolverse a muchos y que otros tantos no están acostumbrados a hacer frente, mientras la mayoría la evitan. Se asume erróneamente que la confrontación política es perniciosa, agresiva y violenta. Así muchos se encierran en la comodidad de su gueto político, en el cual sólo rinden cuentas con los suyos, hacen política de puertas adentro y lanzan discursos complacientes para poder encantar a todos y no ofender a nadie. Y los hay que cuando la invitación al debate les resulta ofensiva por haber puesto al descubierto sus contradicciones, hacen uso de artimañas fuera del límite de la reyerta dialéctica, para apartarte de un codazo y tildarte de no se qué sandeces.

Lenin llegó a tachar a los adversarios políticos del socialismo y la revolución de charlatanes, lacayos de la burguesía, despreciables, siervos, lame botas y como no, de renegados, como todos nos acordaremos de Karl Kautsky. Seguramente en la mayoría de nuestros escritos no hayamos llegado a semejantes apelativos, y no hayamos pasado en la mayoría de casos de apreciar las lindeces revisionistas de los marxistas de palabra, pero aún así hay quien se sigue escondiendo para evitar el debate privándonos de discusiones tan interesantes que nos ayuden a separar la aja del trigo.

La crítica puede ser constructiva o destructiva, ofensiva o no. A nuestra organización la han tildado de secta, de ser siervos del Estado, nos han llamado cheerleaders del comunismo e incluso de ser los, agárrense, Arenas Boys. Además no hace mucho que de manera omitida tachaban a nuestra organización en Euskal Herria de ser una sucursal más del españolismo. Como dicha organización no fue explicita en su planteamiento, no lo seremos nosotros, ya que si se rehúye el debate, la discusión con un solo interlocutor es insubstancial. Aburrida, vamos.

Hace no mucho, aparecía una organización en el panorama político de Euskal Herria, Herri Gorri. En varios de sus primeros escritos aparecían errores de calado que creemos vale la pena sacar a la luz, como la cuestión de la ligazón entre independencia y socialismo, la construcción de un Partido Comunista de Euskal Herria, la existencia de un socialismo de carácter vasco o Euskal Herria como marco autónomo de lucha de clases, hecho este último que en sus propios escritos acaban negando involuntariamente.

Por lo tanto para aportar a lo que entendemos que es un debate enriquecedor pasaremos a desmenuzar las partes más importantes que creemos deben ser expuestas.

La batalla contra el nacionalismo.

“El nacionalismo es la ideología de la traición al campo de la paz, la democracia y el socialismo, la constatación de la salida de este campamento y transferencia al campo del imperialismo, de la restauración, de la contrarrevolución bonapartista (…) Nacionalismo significa la perversión del partido en un partido burgués, en un partido contrarrevolucionario. Nacionalismo significa la vuelta de Bulgaria a ser colonia del imperialismo. El nacionalismo es un golpe de muerte al patriotismo, al verdadero amor hacia la patria. Sin una lucha implacable hasta la muerte contra el nacionalismo, no puede haber ningún partido comunista”. Vulko Chervenkov. Georgi Dimitrov y la lucha contra el nacionalismo en Yugoslavia, enero 1950.

Gracias a toda la documentación que la historia pone a nuestro alcance, de resoluciones, informes y demás escritos que se encargaron de plasmar sobre el papel la militancia y dirección comunista más dispuesta en poner en evidencia las más sucias artimañas y desviaciones de los sujetos revisionistas que brotaban como sucios elementos contrarrevolucionarios del interior de los grandes partidos comunistas, contamos a día de hoy con innumerables ejemplos de lo que significa la traición a los principios elementales de la ciencia marxista-leninista, de la doctrina de la lucha de clases. La traición de aquellos sujetos que como Tito, Berlinger, Thorez o Browder son la viva imagen del revisionismo. Aquellos que vendieron a la clase obrera, que promulgaron que entre el campo de la paz y el campo de la guerra, había un tercer camino.

Las palabras de Chervenkov, quien fuera líder del Partido Comunista de Bulgaria, que podemos leer como introducción a este escrito, son un claro ejemplo de en lo que se convirtió la política interior de la República Federal de Yugoslavia. Fruto de un análisis laxo, burdo y plagado de carencias formativas, de aquellas que son resultado de ondear al unísono una bandera soviética y una de la RPD de Corea o de leer con el mismo criterio a Karl Marx o a Nestor Kohan, podemos llegar a leer análisis de lo que fue la experiencia yugoslava de una soberbia ignorante capaz de hacer sombra a la inventiva del propio Solzhenitsyn. Soberbia como la de Ibai Treviño, periodista que redacta para Argia o Berria sobre la guerra entre el nuevo centro de influencia nacional ruso, Novorossia, y la junta fascista de Kiev. Una forma de hacer periodismo ensalzando a los pueblos eslavos, tildando a incorruptibles marxistas-leninistas como E. Hoxha de “marxistas de la vieja escuela”, elevando la política nacionalista y destructora de los pueblos yugoslavos de Tito y encubriendo con su discurso de apoyo a lo que el nacionalismo llama repúblicas populares de Novorrossia, la política exterior del imperialismo de la Federación Rusa, que comparte multitud de similitudes con la vía euroasiática de elementos protofascistas como Aleksander Dugin o Eduard Limonov, que pretenden una unión entre el tradicionalismo fascista y los elementos más rezagados y vulnerables del entorno revolucionario de la clase obrera. En Euskal Herria se han dado charlas sobre la situación en la zona oriental de Ucrania organizadas por comités solidarios con Ucrania, con ponentes de partidos y organizaciones comunistas, mientras eran flanqueados por una bandera de la Federación Rusa, haciendo apología descarada del imperialismo ruso, y nadie lo ha denunciado. Desde webs de “partidos comunistas” se han publicitado discursos de Putin como baluarte de la lucha contra la OTAN y el imperialismo de EEUU y la UE y a nadie se le ha caído la cara de vergüenza. Es la diferencia entre una política consecuente, revolucionaria y de clase, y una política que se deja llevar por ideas ajenas. Ideas ajenas a la clase obrera, es decir, el nacionalismo.

Continuemos con el ejemplo yugoslavo. Yugoslavia acabó siendo gracias a la política nacionalista de La Liga de los Comunistas, de su anarquizante política económica que camufló las políticas capitalistas de producción y su desastrosa política nacional, un centro de influencia del imperialismo estadounidense, y su líder Tito, un agente a las órdenes de éste. Ya poco después de finalizada la II Guerra Mundial y tras la instauración de un gobierno de democracia popular en Yugoslavia, las tensiones entre la dirección yugoslava y el resto de Partidos Comunistas fueron latentes desde un principio. Frente a la los errores que iba cometiendo la dirección yugoslava, ésta era incapaz de realizar acciones de autocrítica a las faltas que le eran identificadas desde la Kominform y cerraba filas ante la obligación de hacer públicos sus errores de dirección. El más tarde reconvertido en Liga, Partido Comunista de Yugoslavia, buscó la tensión y confrontación con otros Partidos Comunistas como el búlgaro, por cuestiones territoriales. Se identificó a la URSS y al PCUS como degenerados e idénticos en su política exterior a la de los países imperialistas. Los comunistas yugoslavos declararon que el campesinado era “el pilar más firme del Estado”,  siguiendo la senda de un partido nacionalista y burgués. La falta de democracia interna en el seno del Partido era evidente con la existencia de miembros cooptados y no elegidos democráticamente en el seno del Comité Central. Los comunistas yugoslavos azotaron el carácter de la “especificidad yugoslava” para justificar condiciones especiales del socialismo en la federación balcánica, para que las clases explotadoras se integraran pacíficamente en el socialismo, cuestión en la cual les adelantaría por la derecha más tarde el Partido Comunista Chino. El Partido Comunista adoptó como suyo propio el programa del Frente Popular, llegando Tito a declarar que “el programa del frente popular es el programa del Partido también”. Tras la victoria contra el nazismo, el PCY concurrió a unas elecciones a finales de 1945 diluido en la coalición del Frente Unitario Nacional de Liberación, para dejar de gobernar cuando pasó a llamarse Liga de los Comunistas y dejar el poder en manos de dicho Frente. Todo ello acabó dando pie a los repetidos y denunciados casos por parte del Partido del Trabajo de Albania de la incursión en territorio albanés y en las estructuras del propio partido, de elementos saboteadores yugoslavos con órdenes claras de desestabilizar la política interna de Albania utilizando el sabotaje y asesinatos si eran necesarios.

Todas estas actitudes nacionalistas, junto con la idea del “socialismo específico y nacional”, hicieron de la experiencia yugoslava el terreno más propicio para la extensión del nacionalismo en su territorio y la anulación de los elementos proletarios en las filas del comunismo yugoslavo, ahogados por la imposición de la línea contrarrevolucionaria de Tito y su dirección:

El nacionalismo propagado por el grupo de Tito en el ámbito de las políticas internas conduce a una política de compromiso entre el explotado y el explotador, "a la unión" del explotado y el explotador en un frente "nacional" único, a una política de retirada de la lucha de clases, a la propagación de la mentira sobre la posibilidad de construir el socialismo sin lucha de clases, sobre la posibilidad de transformación pacífica de los explotadores bajo el socialismo, es decir, a la destrucción de la combatividad y la moral de la clase obrera yugoslava. El nacionalismo del grupo de Tito desarma a los trabajadores yugoslavos frente a sus enemigos internos”.

Continúa Stalin: “El nacionalismo en el Partido Comunista de Yugoslavia es un golpe no sólo al frente unido antiimperialista, sino sobre todo, a Yugoslavia, a los pueblos de Yugoslavia y a los intereses del Partido Comunista de Yugoslavia tanto en el ámbito de los asuntos internos como exteriores. El nacionalismo del grupo de Tito en las relaciones exteriores conduce a una ruptura con el frente unido del movimiento revolucionario mundial de los trabajadores, a la pérdida de los aliados más fieles de Yugoslavia y al aislamiento de Yugoslavia. El nacionalismo del grupo de Tito trabaja contra Yugoslavia frente a sus enemigos externos”. ¿A dónde conduce el nacionalismo del grupo de Tito en Yugoslavia? Stalin 1948.

La política interna respecto al problema nacional en Yugoslavia fue un desastre. La gran Yugoslavia de Tito se quebrantó por no saber dar solución al problema nacional existente entre las diferentes repúblicas. No supieron frenar la fuerza de la burguesía, sobretodo de la serbia, en una república federal que no se encargó de dotar y otorgar el poder político a la clase obrera, resolver  la problemática nacional y garantizar la resolución de la cuestión cultural, de la lengua y la idiosincrasia de cada nación. La república federal socialista debía ser el garante de estos derechos, como lo fue la Unión Soviética, o como comenzaron a darse los primeros pasos en la II República española. Una república federal y socialista, es un garante. No una república, como la de 1934 liderada por los radicales republicanos de Lerroux y los reaccionarios católicos de la CEDA de Gil Robles, que metió al ejército en Barcelona cuando Lluïs Companys declaró el Estado catalán desde el balcón del edificio de la Generalitat. ¿Qué queremos decir con esto? Queremos decir que la apuesta es por una república de naciones y pueblos. República socialista federada de naciones y pueblos. Una república federal y socialista que daría forma a lo que hoy conocemos como España, constituido en Estado de carácter multinacional, que niega y sojuzga la identidad y caracteres nacionales de la nación catalana, gallega y vasca. Entendemos que la república federal, socialista,  garantizará el desarrollo con plena igualdad y derechos de las naciones que a día de hoy oprime el imperialismo español. ¿Queremos decir con esto que los comunistas nos oponemos a la autodeterminación de las naciones en España y que sólo entendemos su libertad bajo la forma de la república? Evidentemente no. ¿Significa que los comunistas nos oponemos a la autodeterminación de una nación dentro del Estado, si esta es liderada por la clase obrera y supone un centro de apoyo para la expansión del desarrollo revolucionario en el resto del Estado? Jamás. Pero la respuesta a esta pregunta requiere de una mayor profundización, que no puede ser resuelta mediante un simple sí o no.

La lucha democrática por la autodeterminación.

Profundizando en la cuestión nacional, tocante con la cuestión del nacionalismo que es liderado por la burguesía, la autodeterminación es una parte importante, por no decir determinante, en las discusiones entre revolucionarios. La cuestión se acentúa en el terreno de estados de carácter multinacional, como el nuestro, en el que la cuestión relativa a la independencia de las naciones oprimidas genera diferencias entre quienes lo asumen como una lucha de carácter estratégico, y quienes haciendo uso de los principios más elementales que el marxismo-leninismo ha sabido desmenuzar, lo entienden como una lucha más que puede ser resuelta en una etapa de lucha democrática en el capitalismo.

Tomando como ejemplo las experiencias de Marx y Engels en las luchas de independencia en Europa de mediados del siglos XVII, Lenin entendió que un movimiento republicano, un movimiento de liberación nacional contemporáneo a día de hoy, era posible que no fuera más que un instrumento del poder financiero, por lo que no se debía apoyar ese movimiento en concreto. Lo que debía de apoyarse eran movimientos que debilitaran a las fuerzas de la reacción. Estas luchas de las que habla Lenin, que asimiló de los escritos de Marx y Engels, eran entendidos a partir de fenómenos concretos y no de tesis abstractas. Abstractas como el anhelar, proyectar o perseguir con todas las fuerzas la realidad de una nación que no se asemeja con el desarrollo mediante el cual ha sido transformada, tanto ella, como sus gentes, como su realidad política, social y lingüística, por algo tan sencillo de comprobar, como es el paso del tiempo.

El derecho de las naciones a la autodeterminación, tal y como nos lo presenta Lenin, es un proceso que se da dentro de los límites del capitalismo, es decir, dentro de la democracia burguesa. (Se da, y puede darse, pero teniendo siempre claro que el máximo garante es la etapa de revolución socialista en la que estos derechos se cumplan en plenitud). En su escrito sobre “El derecho de las naciones a la autodeterminación” de 1914, Lenin apuntaba varias cosas, que debemos destacar aún de que pasen desapercibidas: “…no puede garantizarse de antemano que la separación de una nación determinada o su igualdad de derechos con otra nación ponga término a la revolución democrática burguesa. Al proletariado le importa, en ambos casos, garantizar el desarrollo de su clase; a la burguesía le importa dificultar este desarrollo, supeditando las tareas de dicho desarrollo a las tareas de "su" nación. Por eso el proletariado se limita a la reivindicación negativa, por así decir, de reconocer el derecho a la autodeterminación, sin garantizar nada a ninguna nación ni comprometerse a dar nada a expensas de otra nación”. Los límites dentro de la etapa democrático burguesa quedan bien definidos por Lenin. Proseguimos: “…negar en el Estado capitalista la libertad de autodeterminación, es decir, de separación de las naciones no significa otra cosa que defender los privilegios de la nación dominante y los procedimientos policíacos de administración en detrimento de los democráticos”. Lenin presentaba la discusión dentro de los parámetros del capitalismo, no se inmiscuía en la autodeterminación relacionándola con el proceso de construcción del socialismo. La autodeterminación era para Lenin, una parte más del proceso de luchas democráticas, ya que entendía que en la etapa socialista, esta garantía sería total.

Veamos otros ejemplos: “Primer esbozo de las tesis sobre los problemas nacional y colonial (para el II congreso de la internacional comunista) 1920: “De acuerdo con su tarea fundamental de luchar contra la democracia burguesa y de desenmascarar la falsedad y la hipocresía de la misma, los partidos comunistas, intérpretes conscientes de la lucha del proletariado por el derrocamiento del yugo de la burguesía, deben, en lo referente al problema nacional, centrar también su atención, no en los principios abstractos o formales, sino 1) en apreciar con toda exactitud la situación histórica concreta y, ante todo, la situación económica; 2) diferenciar con toda nitidez los intereses de las clases oprimidas, de los trabajadores, de los explotados y el concepto general de los intereses de toda la nación en su conjunto, que no es más que la expresión de los intereses de la clase dominante; 3) asimismo dividir netamente las naciones en: naciones oprimidas, dependientes, sin igualdad de derechos, y naciones opresoras, explotadoras, soberanas, por oposición a la mentira democrático-burguesa, la cual encubre la esclavización colonial y financiera -- cosa inherente a la época del capital financiero y del imperialismo -- de la enorme mayoría de la población de la tierra por una insignificante minoría de países capitalistas riquísimos y avanzados”. De nuevo vuelve Lenin a dejarlo claro, estamos en la etapa de la lucha en los parámetros de la democracia burguesa, en búsqueda de salidas a cuestiones de carácter democrático que afiancen y encaucen el camino de la posterior lucha por la toma del poder que debe dirigir el proletariado. Y Lenin lo recalca, apreciar la situación histórica y concreta y ante todo la económica. La económica que nos dice en qué etapa de la revolución nos encontramos. Por lo tanto, el proceso de autodeterminación, forma parte de la etapa democrática y esto nos ayuda a discernir una cuestión básica, elemental y que no es asimilada por parte de organizaciones, que aun considerándose comunista, se añaden a sí mismas el epíteto de independentistas, nacionalistas, y pone a un mismo nivel luchas que no pueden ir de la mano, ya que no corresponden a una misma etapa, como es la independencia y el socialismo. ¿Cómo vamos a poder etiquetar, peyorativamente ya que es un fallo de manual básico, a una organización marxista-leninista como independentista? Es un sin sentido.

A continuación el texto de Lenin “La revolución socialista y le derecho de las naciones a la autodeterminación” de 1916, que reafirma con más claridad si cabe, la cuestión de la etapa a la que se cierne el proceso de autodeterminación: “En primer lugar, en este sentido son irrealizables, bajo el capitalismo, por ejemplo, la moneda-trabajo o la supresión de las crisis, etc. Pero es en todo sentido inexacto que la autodeterminación de las naciones sea igualmente irrealizable”. Sigue Lenin: “El dominio del capital financiero, lo mismo que del capital en general, no puede ser eliminado con ninguna trasformación en la esfera de la democracia política, y la autodeterminación pertenece entera y exclusivamente a esta esfera”. Queda suficientemente claro, en lo que al terreno económico se refiere. Veamos en el terreno político: “…no sólo el derecho de las naciones a la autodeterminación, sino todas las reivindicaciones fundamentales de la democracia política son "realizables" bajo el imperialismo sólo en forma incompleta, deformada y como rara excepción”. En el escrito “La revolución socialista y el derecho de las naciones a la autodeterminación”: “No sólo la reivindicación de la autodeterminación de las naciones, sino todos los puntos de nuestro programa mínimo democrático fueron planteados anteriormente, ya en los siglos XVII y XVIII, por la pequeña burguesía”.

¿Independencia y socialismo?

Y un punto que nos llevará más adelante a un punto álgido de las habituales discusiones: “Destacar en este sentido una de las reivindicaciones de la democracia política, o sea, la autodeterminación de las naciones, para contraponerla a las demás, es radicalmente falso desde el punto de vista teórico. En la práctica, el proletariado sólo puede conservar su independencia subordinando su lucha por todas las reivindicaciones democráticas, sin excluir la pública, a su lucha revolucionaria por el derrocamiento de la burguesía. ¿Cuál es la lucha que de subordinarse a cuál? ¿Independencia, y socialismo, de la mano? Está claro que no. ¿Podemos imaginar acaso luchas democráticas que son asumibles en la etapa capitalista, como la educación o la sanidad pública, consignadas de la mano del socialismo? Absurdo, ¿verdad? Educación y socialismo. Sanidad y socialismo. Luchas que por su carácter teórico, social y económico, pueden ser resueltas en un contexto de democracia burguesa, no pueden servir como un todo equiparable a la consecución del socialismo. Es un sinsentido. Y por supuesto, que estas luchas también pueden ser arrastradas como lucha en la etapa socialista. Es más, deben ser una consigna. Ya que, si bien en el socialismo serán causas principales a llevar a cabo en un primer periodo, junto a cuestiones de basto calado e importancia como la del desarrollo económico y la autogestión del país por medio de la socialización de los medios de producción, estas consignas, sanidad o educación, serán ampliamente pulidas en la etapa socialista.

El binomio “independencia y socialismo” no es una consecución coherente desde un punto de vista científico. Destacar una de las consignas de las reivindicaciones de la democracia política, en este caso la autodeterminación, para contraponerla a las demás, es radicalmente falso desde el punto de vista teórico: “En la práctica, el proletariado sólo puede conservar su independencia subordinando su lucha por todas las reivindicaciones democráticas, sin excluir la república, a su lucha revolucionaria por el derrocamiento de la burguesía”. Y concluimos, respecto a la consigna que ha sido tantas veces repetidas en nuestra tierra, sobre la cuestión de que “la lucha de clases, toma forma de lucha de liberación nacional en Euskal Herria”, con las palabras del que fuera el embrión del PCUS, el POSDR: “de la necesidad de supeditar la lucha por esa reivindicación, como asimismo por todas las reivindicaciones fundamentales de la democracia política, a la directa lucha revolucionaria de masas por el derrocamiento de los gobiernos burgueses y por la realización del socialismo”. Es decir, que la tarea principal, es la construcción del socialismo, la revolución, y que no puede existir otra tarea, y menos una que puede ser resuelta en la etapa democrático-burguesa, que pueda ser equiparable en grado de importancia para los intereses de la clase explotada. Por lo tanto, es la lucha de liberación nacional, la que está supeditada al desarrollo de la lucha de clases, y no al revés. Que independencia y socialismo, entendiendo la consigna de independencia desde el criterio de la consecución de la autodeterminación, no son luchas equiparables. Que los comunistas no podemos mantener en un mismo nivel patria y comunismo. Somos comunistas, porque  la lucha por la liberación de nuestra patria, no es únicamente en referencia a la tierra que pisamos. Pertenecemos a ella, dónde hemos crecido y adquirido conciencia de pertenecencia a una patria castellana, gallega, andaluza, catalana o vasca, oprimida y sojuzgada a los intereses de un estado imperialista, como lo es España. Asumimos esa causa, la hacemos nuestra, la reivindicamos y luchamos fehacientemente por la consecución de los derechos nacionales negados a las naciones que deben subsistir dentro de las fronteras administrativas españolas, pero debemos entender que la libertad completa de nuestra patria, será con la consecución del socialismo. Señalamos y denunciamos la cobardía de los llamados comunistas de las naciones opresoras, que con un marxismo de palabra pero no de acto, solo hacen que dar aliento al imperialismo con sus programas nacionalistas y sus ideas revisionistas sobre la libertad de los pueblos.

La patria de todos los obreros será el socialismo.

Cuando la patria encuentre el camino para poder gozar en plenitud de sus derechos nacionales, será durante la construcción de la etapa de la dictadura del proletariado. El internacionalismo proletario, sí proletario, no es una banal consigna que se emponzoña y se reviste de palabrería humanitaria ni nacionalista, sobre la condición de solidaridad con los pueblos oprimidos. No. “El nacionalismo pequeñoburgués proclama como internacionalismo el mero reconocimiento de la igualdad de derechos de las naciones, y nada más (dejo a un lado el carácter puramente verbal de semejante reconocimiento), manteniendo intacto el egoísmo nacional, en tanto que el internacionalismo proletario exige: I) la subordinación de los intereses de la lucha proletaria en un país a los intereses de esta lucha en escala mundial; 2) que la nación que triunfa sobre la burguesía sea capaz y esté dispuesta a hacer los mayores sacrificios nacionales en aras del derrocamiento del capital internacional”. Ese es el verdadero internacionalismo proletario. De lo contrario lo único que se reclama es un internacionalismo mermado por la idea nacionalista que lo señala como un apéndice de la autodeterminación o la necesidad de la unión de pueblos, sin estado, o países colonizados, como si estos llevaran de manera intrínseca el internacionalismo en su seno, cuando su único baluarte es la clase obrera que vive en su seno. Relegándola así a su vez a su principal sujeto, a la clase obrera, al ostracismo; a un segundo plano. Frente al nacionalismo, como intención de hacer frente a sus políticas perniciosas para la clase obrera, aparecen ideas que no se desarrollan en profundidad y que por lo tanto pasan por encima y son superfluas en su esencia, de lo que es el internacionalismo proletario. Aún sin pretender ser un ejemplo elemental de lo que para el revisionismo es el internacionalismo proletario, muchos discursos que salen de organizaciones que se declaran ya de principio como internacionalistas, lo único que logran es consolidar un discurso, un mensaje, que no va más allá de la solidaridad. Solidaridad que no es identificada con la clase obrera, sino con pueblo o naciones. Al internacionalismo, se le extrae su componente proletario, debido en base a la carencia de una conciencia para sí, de una conciencia de clase, entregándolo de cara a la galería como un elemento más propio de una ONG, como tildaba el redactor jefe de Gara, Iñaki Soto, a SARE no hace mucho en micrófonos de Eitb Irratia. Así el internacionalismo proletario puede ser azuzado por cualquiera con un mínimo criterio solidario y una posición democrática, liberal y progresista.

Federalismo y socialismo.

Continuamos con “Primer esbozo de las tesis sobre los problemas nacional y colonial (para el II congreso de la internacional comunista)” de 1920. En el mismo documento Lenin nos aclara cuestiones relativas al federalismo, veamos: “La federación es la forma de transición hacia la unidad completa de los trabajadores de las diversas naciones. El principio federativo ha revelado ya en la práctica su utilidad, tanto en las relaciones entre la República Federativa Socialista Soviética de Rusia y las otras repúblicas soviéticas (de Hungría, de Finlandia, Letonia, en el pasado, y de Azerbaidzhán, de Ucrania en el presente), como dentro de la misma R.F.S.S.R. en lo referente a las nacionalidades que anteriormente carecían tanto de Estado propio como de autonomía (por ejemplo, las repúblicas autónomas de Bashkiria y Tataria dentro de la R.F.S.S.R., fundadas en 1919 y 1920, respectivamente)”. Más: “al reconocer la federación como forma de transición hacia la unidad completa, es necesario tender a estrechar cada vez más la unión federativa, teniendo presente, en primer lugar, que sin una alianza estrecha de las repúblicas soviéticas es imposible salvaguardar la existencia de éstas dentro del cerco de las potencias imperialistas del mundo”. Aquí la aclaración sobre la cuestión federativa es clara. Mientras unos se empeñaran en interpretar la libre asociación federativa que proclama el marxismo-leninismo como una imposición por parte de un especulativo nacionalismo centralista, en el caso de este Estado, españolista, se demuestra que la federación pretende ser únicamente un baluarte que garantice las libertades conquistadas por las naciones oprimidas, y les otorgue una defensa en un terreno hostil hasta poder garantizar su absoluto desarrollo negado, que una vez cumplidas estas tareas dejarán de tener sentido.

Respecto a la cuestión del significado del derecho de autodeterminación y su relación con la federación, Lenin dejaba claro que la solución de este problema debe realizarse mediante un referéndum en la nación que se separa. Ahora se nos puede venir a la cabeza el referéndum del 9 de noviembre de Catalunya, pero la cuestión no es tan sencilla. El referéndum implica algo más concreto que una burda pregunta en una papeleta con una opción posterior en caso de que “¿desea que Catalunya sea un Estado?”. El referéndum no equivale a la separación, fragmentación y formación de pequeños estados sino que es una manifestación consecuente contra la opresión nacional. Separación que debe ser siempre y en cualquier caso liderada por la clase obrera, sino pasa lo que sucedió con Finlandia en 1917. Y concretamente supondría la resolución sobre el derecho a separarse del estado opresor, a no separarse, crear un nuevo estado o unirse a otro ya existente. En la consulta catalana solo se planteaba la opción de que, si se optaba por la conversión de Catalunya en estado, que este fuera independiente. No se dejaba abierta la opción de pasar a formar parte de otro estado, a optar  por una unión federal, etc. Y por supuesto no entraremos en profundidad en la cuestión de señalar que ese no era un proceso liderado por la clase obrera, que el papel de esta era invisible, que sus organizaciones eran débiles y apenas inexistentes, que la dirección era unilateralmente nacionalista, que las fuerzas que podían considerarse como nacionalistas revolucionarias están colmadas por el germen nacionalista y que son un apéndice más de la política nacionalista que reduce a la mínima expresión la voz de la clase obrera libre del yugo del chovinismo. No entraremos, no, vaya.

El Partido Comunista.

Por ahora hemos visto, en lo relativo a la cuestión de la autodeterminación, que ésta es una cuestión que puede resolverse en los parámetros del capitalismo, que la federación garantiza la plena consecución de los derechos de las naciones oprimidas velando por ellos, que el nacionalismo es un germen pernicioso que pudre por dentro al movimiento comunista. Y dos cuestiones claves. Una, que la autodeterminación debe subordinarse a la cuestión general de la revolución, de la construcción del socialismo. Y dos, que la idea del “socialismo específico y nacional”, es una cortina de humo para encubrir las desviaciones nacionalistas.

Tomando como ejemplo Euskal Herria, donde la existencia del Partido de los Comunistas ha sido defenestrada y tildada de nacionalismo español, éste no existe desde que desapareciera la dirección marxista-leninista tras la guerra y cayera en manos de la camarilla revisionista que contaba con el apoyo de la dirección Carrillista. El movimiento comunista en Euskal Herria no supo liderar la lucha de la clase obrera y fue decayendo a medida que la dirección del movimiento de liberación nacional se fortalecía. EL MC no entendió que “todos los partidos comunistas deben prestar una ayuda directa al movimiento revolucionario en las naciones dependientes o en las zonas que no gozan de derechos iguales y en las colonias”. La dirección comunista era un órgano tumefacto por el nacionalismo opresor y el revisionismo, que no tenía capacidad ni resolución para dar respuesta a las aspiraciones de la clase obrera. Lejos quedaban las consignas por la autodeterminación y la libertad nacional de las primeras federaciones comunistas de Euskadi y de la dirección del Comité Central del PCE con José Diaz a la cabeza.

Según Lenin, la tarea del movimiento comunista en las naciones oprimidas es la de “sellar una alianza temporal con la democracia burguesa de los países coloniales y atrasados, pero no fusionarse con ella y tienen que mantener la independencia del movimiento proletario incluso en sus formas más embrionarias”. Esto quiere decir, que los comunistas deben luchar por construir y mantener un organismo independiente, su Partido. No deben fusionarse con el movimiento de liberación nacional, no deben asumir su programa, sino que deben hacerse con la dirección de ese mismo movimiento de liberación, no en el sentido de penetrar en su interior, sino de arrebatarle la dirección del proceso de autodeterminación, y dirigir a la clase obrera hacia el camino de la revolución social, teniendo a ésta como objetivo inamovible e innegociable. Más aún, respecto a la cuestión organizativa, Lenin resuelve una cuestión esencial, de primer grado a tener en cuenta para no caer en la trampa del nacionalismo: “los socialistas de las naciones oprimidas de ben defender y poner en práctica con especial ahínco la unidad completa e incondicional, incluyendo en ello la unidad organizativa, de los obreros de la nación oprimida con los de la nación opresora. Sin eso no es posible defender la política independiente del proletariado y su solidaridad de clase con el proletariado de otros países, en vista de todos los engaños, traiciones y fraudes de la burguesía. Pues la burguesía de las naciones oprimidas siempre trasforma las consignas de liberación nacional en engaño a los obreros: en la política interna utiliza estas consignas para los acuerdos reaccionarios con la burguesía de las naciones dominadoras (por ejemplo, los polacos de Austria y Rusia, que entran en componendas con la reacción para oprimir a los judíos y ucranianos); en política exterior, trata de concertar negociaciones con una de las potencias imperialistas rivales, para realizar sus fines de rapiña (la política de los pequeños países de los Balcanes, etc.)”.  Claro y conciso. Frente a aquellos que ven la búsqueda de la unidad orgánica de los comunistas de un mismo Estado, como la amenaza  de no sé qué nacionalismo centralista o la intromisión de lo que ellos tildan como “sucursales de partidos estatalistas”, Lenin lo deja claro. Prima la unidad del proletariado de la nación oprimida, con el de la nación opresora, incluso, en el terreno orgánico. Sin ello es imposible defender la política independiente de la clase explotada y defender los embistes de la política perniciosa y nacionalista de la burguesía. Esa es la fortaleza de la clase obrera, su unidad orgánica, dentro de las filas del Partido Comunista, única organización que hace suya la lucha de la clase obrera, que asume la autodeterminación, que se rige por el marxismo-leninismo y que conducirá a los obreros de las diferentes naciones del Estado al camino del triunfo de la revolución social y la represión mediante la dictadura de los privilegios apoderados durante siglos por la burguesía.

Nacionalismo con pelajes socialistas.

Ya para ir cerrando, respecto al criterio del marco nacional autónomo, que se dilata y pretende alcanzar también a la doctrina de la ciencia social adaptándola a ese marco de igual modo, apostando por una vía específica, nacional, propia, del socialismo. De ahí nos vienen a los oídos nomenclaturas como “socialismo identitario vasco”, “socialismo autogestionario”, “socialismo del s. XXI”, ”vía vasca al socialismo”. Es decir, un cúmulo de nueva fraseología acuñada para dar vueltas, enredar por aquí y por allí y evitar hablar de la necesidad de organizarse en un Partido Comunista o reprimir por medio de la violencia a los enemigos de clase, todo muy dócil, ya que el marxismo-leninismo es demasiado, ortodoxo, dicen ellos. Como era de esperar, ya que a muchos les fascina acusarnos de eclecticistas, de repetir empecinados como monos siempre las mismas consignas y autores, haremos uso de algún escrito descontextualizado y falto de criterio para poder reforzar esta última tesis:

«El marxismo-leninismo enseña que, a pesar de que son invariables las características y leyes generales esenciales del tránsito al socialismo, las formas, los métodos y los ritmos de este tránsito pueden presentar en los diversos países diferencias determinadas por las condiciones concretas de su desarrollo. Aferrándose a este hecho, los revisionistas, bajo las consignas del «socialismo específico y nacional», se empeñan en apartarnos de la vía general marxista-leninista de la construcción del socialismo y privarnos de la experiencia de la Unión Soviética. El marxismo enseña que las cuestiones fundamentales de la construcción del socialismo son comunes a todos, que las leyes de desarrollo de la sociedad no conocen fronteras. La experiencia histórica indica que estas cuestiones comunes son: la dictadura del proletariado…”. Enver Hoxha, Sobre la situación internacional y las tareas del Partido, 1957). Nada más que añadir. Preclaro.


Uhaitz Arrizabalaga Moreno












miércoles, 28 de enero de 2015

Comunicado del MLKP sobre nuestro camarada Alfon

Queridos camaradas,

Desde el principio seguimos el caso de vuestro camarada Alfon muy de cerca y ahora hemos tenido noticia de la vergonzosa sentencia del tribunal contra él.
El Estado burgués utiliza su justicia de clase por supuesto contra toda fuerza revolucionaria, comunista y combatiente. Con su policía, tribunales y prisiones quieren romper nuestra voluntad, tratan de frenarnos en nuestro camino a la revolución, al Socialismo y a la libertad. Pero nosotros lucharemos permanentemente contra este sistema bárbaro e inhumano en los lugares donde vivimos y trabajamos, en las calles, en las prisiones y en diferentes países y situaciones.

Queridos camaradas,

Queremos que sepáis que nuestras organizaciones están luchando en la misma barricada, estamos luchando en la misma lucha y nos solidarizamos con vosotros y vuestro camarada Alfon. De modo que queremos enviaros nuestros más hondos, revolucionarios y solidarios saludos, a vuestra organización, todos sus militantes y especialmente al camarada Alfon. Si las fuerzas revolucionarias y comunistas aguantan y luchan juntas hombro con hombro, la solidaridad internacional puede ser un arma fuerte.

¡Libertad para Alfon!

¡Larga vida a Reconstrucción Comunista!

¡Larga vida al internacionalismo proletario!

MLKP

Turquía/Kurdistán

Secretariado Internacional

Internacionalistas en Rojava, Kurdistán

miércoles, 14 de enero de 2015

HAIEN ERREPRESIOAREN AURKA, GURE ELKARTASUNA

Recontruccion Comunista-tik elkartasun osoa adierazi nahi dugu atzo goizean Bizkaia, Gipuzkoa Araba eta Madrilen Guardia Zibilarengatik atxilotuak izan ziren lagunekin. Berriz ere, faxistizazio prozesuan dagoen Estatuak segurtasuan indar errepresiboez eta botere judizialaz baliatu da 16 pertsona atxilotzeko.

Hurrengo egunetan burutuko diren mobilizazioetan parte hartzeko deia luzatzen dizuegu.

Atxilotutako lagun guztien berehalako askatasuna exigitzen dugu, baita preso politiko guztiena ere.

HAIEN ERREPRESIOAREN AURKA, GURE ELKARTASUNA

Desde Reconstrucción Comunista nos solidarizamos plenamente con todas la personas detenidas ayer a la mañana a manos de la Guardia Civil en Bizkaia, Gipuzkoa, Araba y Madrid. Una vez más, el Estado en proceso de fascistización hace uso de las fuerzas de seguridad represivas y del poder judicial para detener a 16 personas.

Os animamos a participar en las movilizaciones que se llevarán a cabo próximamente.

Exigimos la inmediata liberación de los detenidos, así como la de todos los presos políticos.

CONTRA SU REPRESIÓN, NUESTRA SOLIDARIDAD.

domingo, 11 de enero de 2015

Sobre la nueva condena de nuestro camarada Alfon

Nos vemos en el deber de comunicar que han condenado a nuestro camarada Alfon por segunda vez, ambas por montajes policiales. El Estado reprime a los que luchan, mientras ignora a los que les "hacen la cama".
La lucha por su libertad no acaba aquí, más bien al contrario, ahora es cuando hay que redoblarla. Nuestro camarada no está solo, y seguiremos luchando contra los montajes policiales que han orquestado contra él y por su libertad.
Alfon no es ningún criminal, es un comunista consecuente, un luchador social, que antepone la lucha por la emancipación de su clase antes que a sí mismo.
Es por esto por lo que Alfon es un ejemplo para nosotros, igual que lo debe ser para el resto de comunistas. Nuestra lucha continuará, no nos amedrenta la represión burguesa. Los comunistas sabremos organizarnos y pasar por encima de ella. De igual modo llamamos a toda la clase obrera a seguir luchando, ya que con organización y constancia no podrán con nosotros.
Ahora que todo queda claro, queremos tener también unas palabras para aquellos que no solo ahora, sino ya en su día acusaron de chivatos tanto a Alfon como a su abogado. Dicen que el tiempo deja a cada uno en su sitio. Qué curioso que Alfon tenga una condena de 4 años, más un año del anterior montaje, y ellos no tengan absolutamente ningún problema en este aspecto. Estos elementos deberían tener más respeto hacia Alfon, más aún cuando tienen la desfachatez de pretender instrumentalizarlo. Respeto hacia él y su organización. Pero claro, cuando la militancia de un grupo se reduce a difamar y destruir por internet es normal que pasen estas cosas. La falta de actividad y de presencia entre la clase genera estas patéticas actitudes que con el tiempo desaparecerán y serán eso, nada más que una triste sombra en la inmensidad de la red
Por último queremos dar las gracias a todos aquellos que sí han estado en todo este proceso, que han estado y que seguirán apoyando a Alfon en los peores momentos. Especialmente queremos señalar el papel fundamental de la familia, que está peleando con uñas y dientes por la libertad de su hijo.
La lucha por su libertad continúa
Libertad Presos políticos
Alfon libertad

lunes, 5 de enero de 2015

Sobre los sucesos acaecidos últimamente

Debido a lo que haya podido llegar a interpretarse como una aparentemente amplia campaña en contra de nuestra organización, nos vemos obligados a denunciar de manera abierta y explícita que estas maniobras de difamación y criminalización han sido en todo momento orquestadas  por el PCE(r) y sus colectivos satélites, quienes han hecho uso de las redes sociales y distintas plataformas virtuales con el fin de propagar de forma rápida y perniciosa su mensaje destructivo.

Por lo tanto, con la única intención de aportar una verdad clara y concisa, nos vemos en la obligación de redactar este comunicado explicando el porqué de toda esta campaña desde una perspectiva histórica.

Hace tiempo que el PCE(r), Partido Comunista de España (reconstituido), se ha dedicado a llevar a cabo una serie de acciones en contra de Reconstrucción Comunista que en ningún caso nada tienen que ver con formas o tareas de organización y funcionamiento democráticas y, mucho menos, con las relaciones de cordialidad entre organizaciones comunistas, es decir, a hacer uso de maniobras más bien propias de una secta.

En su día contactó con RC una persona cuyo único objetivo era entablar relaciones orientadas a crear diferencias en nuestro seno y generar confrontación, para así poder lograr que el PCE(r) acabara por absorber a nuestra organización, hecho que les resultaría imposible debido a las profundas diferencias ideológicas y su propio funcionamiento anticomunista.

Viendo la inoperancia de sus tretas y tras comprobar que la tarea de dividir a nuestra organización no resultaba tan fácil como pensaran en un inicio, decidieron dar un paso más allá en su descrédito de intentar destruirnos infiltrando, cual elementos del Estado, a uno de sus miembros en nuestra organización con la intención de dinamitarla. El infame fue descubierto y expulsado de la organización, hecho respecto al cual disponemos de la suficiente información y documentos personales redactados por esta persona que atestiguan su intención de destruir Reconstrucción Comunista y frenar el crecimiento de la organización, pruebas que haremos públicas si se atreven a negarlo en algún comunicado.

A esto se dedica el PCE(r); a destruir organizaciones y arrebatarle el papel a quienes habitualmente se dedican a ello, es decir, al Estado.

No conformes con toda esta serie de “lindezas”, lanzaron una campaña mediática de desprestigio contra nosotros afirmando que “nos metíamos” con los presos del autodenominado Movimiento Político de Resistencia, es decir, del PCE (r) y los GRAPO. Ante esto, cualquier persona que conozca medianamente la trayectoria de Reconstrucción Comunista, es consciente de que no solo hemos sido activamente solidarios con los presos políticos del PCE(r) y los GRAPO, sino que incluso, por la dimensión de esta misma solidaridad, se ha llegado a decir que el PCE(r) y RC éramos organizaciones hermanadas.

El que pretendan hacer creer que el realizar una crítica de forma abierta y pública a un partido, por tener concepciones erróneas y una práctica lamentable, supone atacar a sus presos políticos es demencial. Se dedicaron, además, a ir enseñando por ahí un dosier con fotos y comentarios anónimos de redes sociales intentando hacerlos pasar por críticas individuales de militantes de RC a su partido, no a sus presos, haciendo uso de la falsificación y de la demagogia, principales armas políticas del PCE(r).

En las circunstancias creadas por esta campaña difamatoria se escudaron para cometer dos agresiones cobardes a dos miembros de nuestra organización, una de 15 contra uno, la otra con porras extensibles por la espalda, por parte de un conocido grupo de lúmpenes de Madrid. Para evitar que les salpique, el PCE(r) actúa así; enviando matones para hacer el trabajo sucio ya que no pueden ganar de forma política.

Después de estas agresiones han comenzado otra campaña de mentiras señalándonos a nosotros como los atacantes y, además, varios colectivos fantasmas han sacado comunicados defendiendo a estos lúmpenes, haciendo pasar a los agresores por víctimas y a las víctimas por agresores.  Por mucho que intenten esconderse detrás de distintas siglas, siguen siendo exactamente los mismos pero con diferentes nombres.

Flaco favor está haciendo al antifascismo todo aquel que apoye a estos elementos despreciables. Están sembrando un camino que les llevará a su propia destrucción, ya que la verdad siempre acaba venciendo y, en este caso, es algo que juega en su contra. No vamos a hacer un llamamiento a que se les expulse de los movimientos sociales tal y como hacen ellos, pues no están en ninguno, pero este tipo de actitudes no deben ser permitidas.

Por último, el colmo es que nos acusen de chivatos y policías, ellos que se inventan las agresiones, que se han dedicado a subir nombres y apellidos a internet, que han publicado direcciones particulares, que han repartido cartas con información personal en casas de militantes políticos para difamarnos. Reiteramos una vez más que, siempre que se dé información o datos personales nuestros, haremos público quién lo está haciendo. Cada vez que suframos un ataque haremos público quién lo ha realizado.

Estos lúmpenes son los mismos que acusaron de ser unos chivatos tanto a Alfon como a su abogado, son los mismos que tacharon de chivatos a miembros del antifascismo de Madrid. Siempre actúan igual: tildan a todos con los que confrontan políticamente con ellos de colaboradores  policiales, sin embargo, ellos son los únicos que realizan un trabajo sucio que perjudica de forma evidente a la actividad política de quienes no comulgan con sus formas rastreras.

Ellos fueron quienes intentaron usar el caso de Alfon de forma oportunista, los que dinamitaron el movimiento antirrepresivo en Madrid en esa época, los que han agredido históricamente a antifascistas. Alguno se cree comunista y, sin embargo, para atacarnos se juntan con los elementos más anticomunistas intentando hacernos pasar por chivatos para ganar apoyos. En su esquema mental y su ideal sobre la “clandestinidad” creen que nadie sabe lo que hacen ni quiénes son. Pero eso es solo cosa de su imaginación.

El PCE(r) debe desvincularse públicamente de estos parásitos si no quiere verse involucrado en sus acciones.


jueves, 1 de enero de 2015

NOTA INFORMATIVA SOBRE LA CAÍDA DEL CAMARADA OGUZ SARIHAN

Desde Reconstrucción Comunista mostramos nuestra solidaridad con el camarada del MLKP Oguz Sarihan caído el 30 de diciembre de 2014 en combate en el este de Kobane.

El camarada se alistó en las YPG a principios del mes de diciembre, para así combatir a las bandas fascistas de ISIS. Mostró gran esmero a la hora de realizar el entrenamiento militar, finalizándolo antes de lo normal debido al gran ímpetu y sus deseos de combatir en el frente, donde permaneció hasta caer heroicamente. Su motivación y deseo fue la derrota del fascismo y el triunfo del socialismo a nivel global.

El camarada ha caído en uno de los 10 ataques suicidas realizados de manera coordinada por parte de las bandas de ISIS en el este de Rojava debido a su imposibilidad de avanzar. Este cambio de estrategia del ISIS se debe a que sus fuerzas están mermándose de manera descomunal, debido a la férrea resistencia de las YPG y las YPJ, que avanzan firmemente aplastando a las hordas fascistas.

El MLKP en Rojava ha declarado que es deber de todos los antifascistas del mundo luchar como él para honrar la memoria de todos los caídos por la revolución y la emancipación de la clase obrera. Siguiendo esta llamada de nuestros camaradas de Turquía y el Kurdistán Norte, nos solidarizamos con el MLKP y con el honorable camarada caído Oguz Sarihan. 


 ¡LOS MÁRTIRES DEL PUEBLO VIVEN PARA SIEMPRE! 
¡VIVA LA LUCHA DE LAS YPG/YPJ!

martes, 23 de diciembre de 2014

Comunicado en respuesta a las difamaciones vertidas por ASAF

Desde Reconstrucción Comunista nos vemos obligados una vez más a defender el honor de nuestra organización y de nuestro trabajo, esta vez a raíz del repugnante comunicado difundido por ASAF .

Nunca Reconstrucción Comunista ha acosado a nadie por el hecho de solidarizarse con los presos políticos. Reiteramos una vez más nuestra solidaridad con los mismos. Se trata de una infamia repetida ya en muchas ocasiones en la que se escudan los que no tienen argumentos de ninguna clase.

En nuestro comunicado anterior reflejamos una verdad probada; el hecho de que “elementos” se han dedicado a mostrar abiertamente y de manera falsa un informe que describe a los que ellos consideran “jefes” de nuestra organización, así como nuestras absolutamente falsas “vinculaciones con el aparato estatal”.

No es objeto de un párrafo el describir los golpes que nos ha dado la burguesía a través de su aparato represivo durante estos años, las veces que hemos demostrado nuestra solidaridad y absoluto compromiso antifascista o todo nuestro trabajo militante; de eso son testigos los compañeros que han trabajado y luchado con nosotros durante este tiempo. No es momento de colgarse medallas ni de jugar a un juego al que no estamos dispuestos. Es muy fácil escribir comunicados y no hacer nada; nuestra labor es luchar.

Este último comunicado demuestra una terrible hipocresía por parte de los firmantes del mismo. En primer lugar nosotros denunciamos ante el antifascismo de nuestra ciudad dos agresiones brutales que no os habéis dignado a condenar; nombres revelados a la policía que no os habéis dignado a publicar, acusaciones de agresiones y complicidad con la policía falsas que, una vez desmontadas, no os habéis dignado a rectificar, y no sólo con respecto a nosotros, sino a muchos antifascistas con los que trabajamos y luchamos hombro con hombro que hoy por hoy os ven como lo que sois: nada.

Cabe mencionar asimismo dos asuntos: el primero, que ASAF en toda su historia no se han dignado siquiera a contactar con nuestros colectivos y asambleas de jóvenes de la zona noroeste de Madrid, en las que participamos ya anteriormente a todo lo acontecido, pese a que se ha contactado con la organización en repetidas ocasiones, con ánimo de despreciar el trabajo antifascista de nuestros militantes y el de los antifascistas organizados que no están en Reconstrucción Comunista, con los que estamos orgullosos de trabajar. El segundo, que es una certeza el hecho de que uno de los participantes de las cobardes agresiones de las que hemos sido víctimas es miembro de esta asamblea. Esa misma persona es la que hace algún tiempo acusaba de ser policías y chivatos a quienes, poco después, serían también acusados de pertenencia a banda criminal en un burdo montaje de las fuerzas represivas contra el antifascismo. Resulta reiterativo que esta persona y su entorno político, ante su nula capacidad de debate, se dedique a acusar sistemáticamente a sus adversarios políticos de ser informantes de la policía. No es algo casual; es el argumento estrella (sin base alguna) de esta “gentuza”.

Es reprochable que volváis a defender lo indefendible una vez más, pero más aún cuando históricamente estos “elementos” son los que han alardeado de denunciar estos casos y de luchar contra la complicidad con los fascistas. Es una vergüenza la forma en la que os estáis definiendo a través de vuestras mentiras, estratagemas y luchas de intereses.

Desde Reconstrucción Comunista no vamos a llamar a nadie a que se posicione, no es una cuestión de bandos como ellos quieren que sea. Como el objetivo de parte nuestra labor y esfuerzo es darle muerte al crecimiento fascista, nosotros seguiremos demostrando nuestra disposición al trabajo y a la lucha con nuestro empeño. NO TENEMOS MÁS ENEMIGO QUE LA BURGUESÍA, EL SISTEMA CAPITALISTA Y EL ESTADO QUE LOS DEFIENDE.

No es tiempo de citas sino de hechos. No vamos a citar al camarada José Díaz ni a rebatir el uso descontextualizado y reprochable con el que lo ha hecho ASAF; preferimos obviar los insultos vacíos y simples. Preferimos seguir trabajando y luchando, aunque os pese a los que permanecéis detrás de la pantalla viviendo de los sacrificios y el dolor de otros.


¡Libertad presos políticos!



martes, 16 de diciembre de 2014

Solidaridad con los compañeros anarquistas detenidos

Desde Reconstrucción Comunista queremos manifestar nuestra solidaridad con los compañeros anarquistas detenidos esta mañana. Entendemos este episodio como otro más que se suma a la lista de detenciones, encarcelamientos y demás muestras represivas de un Estado que se encuentra en proceso de fascistización.
Exigimos la puesta en libertad de los compañeros detenidos hoy y la de todos los presos políticos.

¡CONTRA SU REPRESIÓN, NUESTRA SOLIDARIDAD!

lunes, 8 de diciembre de 2014

Comunicado en respuesta a la campaña de acoso a Reconstrucción Comunista

Ante las mentiras y difamaciones vertidas contra varios militantes de Reconstrucción Comunista nos vemos en la obligación de aclarar los sucesos ocurridos tanto el domingo 23 de noviembre como en los días sucesivos.
Desde hace años hemos sufrido una continua censura y acoso hacia nuestra labor política. Tanto organizaciones como individuos han rehusado debatir políticamente con nosotros dada su incapacidad para hacerlo. En lugar de la crítica política han emprendido una campaña para intentar echar por tierra todo el trabajo de la organización mediante comunicados falsos cuyo único fin es el de estigmatizar y demonizar a RC, acusándonos de:

- Organizar agresiones a antifascistas, las cuales, pese a ser negadas con pruebas incluso por las supuestas “víctimas”, han dejado una estela difamatoria que busca dinamitar nuestra organización.

- Tener vinculaciones con la Policía y con altos cargos políticos del aparato del Estado. Es una constante para cierta gentuza acusar de forma sistemática a las organizaciones y personas con las que confrontan de ser policías o informadores de estos. Nos resulta surrealista que se juzgue la labor política de un militante por quiénes sean sus progenitores, máxime cuando entre los difamadores hay gente que proviene de una estirpe de represores y reaccionarios, altos magistrados vinculados al G.A.L. o madres con altos cargos en el CNP, y no por ello entendemos que comulguen con el ideario fascista que defienden sus progenitores.

- Ridiculizar la lucha y la represión de presos políticos. Hay quienes confunden la solidaridad con el seguidismo y, salvo que comulgues con su organización y les consideres el referente, te acusarán de atacar a los presos políticos. Ignoran, o pretenden hacerlo, la constante participación de nuestra organización en los movimientos antirepresivos.


Además de esta labor pública a través de comunicados anónimos, se han sucedido multitud de amenazas que han sido obviadas; amenazas de palizas, plazos de la muerte de nuestra organización e incluso amenazas personales y familiares. Esta es la realidad sobre la que hemos trabajando durante años en Madrid, la cual, al haber sido afrontada y habiendo demostrado el trabajo y el crecimiento de nuestra organización, pese a este organizado y arduo trabajo para dinamitarlo, ha pasado a un nivel superior en el que se ha empezado a sistematizar la caza abierta a nuestros militantes, el entrismo y la revelación de datos falsos.

Procedamos pues a dilucidar que ocurrió realmente el domingo 23 de noviembre:
En dicha noche un grupo de 12 a 15 individuos, liderados por Samuel A. C., ataca de forma cobarde y presumiblemente organizada a un militante de RC tirándole al suelo y propinándole multitud de patadas en la cabeza, produciéndole numerosas contusiones y laceraciones.
Días después de esta agresión, el sábado 29 de noviembre, en las puertas del local de la Asociación Popular de Vecinos de Vallecas, es agredido otro de nuestros militantes. Esta vez la agresión es llevada a cabo por Samuel A.C. en persona junto con otro individuo, llamando por su nombre al agredido y atacándole por la espalda con defensas extensibles que utilizan para golpearle en la cabeza, produciéndole una brecha de 6 cm en la parte posterior, además de un gran número de contusiones y hematomas faciales.
Tras estas dos cobardes agresiones llevadas a cabo por este elemento inestable, alguien pasa por debajo de la puerta del local de un compañero de otra organización 2 folios impresos. El primero (1) relata de forma fantasiosa y falsa los hechos ocurridos el domingo 23 de noviembre a la par que revela datos personales de dos camaradas. La segunda (2) es un artículo donde se relatan las detenciones de 3 personas presuntamente vinculadas el PCE(r). Tras tener noticia de tales difamaciones vertidas con tácticas más propias de elementos contrarrevolucionarios y policiales que de militantes antifascistas, nuestro compañero procede a hacernos saber lo sucedido.

Continuando con esta campaña de calumnias, una militante del PCE(r) se pone en contacto con un camarada de RC en Bilbao, donde le dice que debe dejar nuestra organización, que nos reímos de los presos políticos y que nos dedicamos a cazar antifascistas. Después de esta sarta de estupideces, nuestro camarada decide dar por terminada la conversación e informa inmediatamente de lo sucedido, demostrando su lealtad al proyecto marxista-leninista y denunciando este nuevo intento de entrismo del PCE(r) contra nuestra organización.

Desde Reconstrucción Comunista denunciamos este nuevo intento de destruirnos por parte de los revisionistas, que bien orquestándolo o bien intentando sacar beneficio de ello, están realizando una campaña de difamaciones y calumnias contra nuestra organización. Estas falsedades vertidas van acompañadas de agresiones llevadas a cabo por su entorno, valiéndose de la cobardía de atacar en proporciones de más de 10 a 1 y utilizando armas por la espalda, demostrando esa cobardía que caracteriza a los agresores.

Los que nos acusan de agredir a antifascistas (mientras orquestan ataques contra nuestra organización) resulta que mandan de "matón" a un elemento desequilibrado que como hemos podido observar en un blog de internet (pinche aquí para acceder al blog) parece tener ciertas amistades nada recomendables, como conocidos neonazis de Madrid, sin que ello le impida recibir el amparo de organizaciones supuestamente antifascistas.

Toda agresión contra nuestra organización será respondida enérgicamente. Todo intento de difamar y destruir a Reconstrucción Comunista recibirá contestación. A pesar de las tentativas de esta escoria por menoscabar nuestra labor política, tenemos la certeza de que sus intentos serán en vano.

Los principios vencen, no se concilian.


(1)

(2)

viernes, 28 de noviembre de 2014

Nace RC en Granada

Tras la desintegración del bloque socialista y la posterior destrucción del estado socialista de Albania, último baluarte de defensa del Marxismo-Leninismo, el movimiento comunista internacional ha sido neutralizado mediante tesis revisionistas de todo tipo. Algunos, presa del derechismo que apuesta por tomar parte de manera exclusiva de la legalidad burguesa, dejan de lado la lucha clandestina. Otros, cegados por el izquierdismo, han caído en el estéril sectarismo.

Estas dos posiciones son las principales causas de la inexistencia de un auténtico partido Marxista-Leninista. Así nos vemos obligados a señalar especialmente a los derechistas en auge que, escudándose en un discurso populista y desconcertante en lo que a la lucha de clases se refiere, solo tratan de alcanzar reformas, parches y mínimas concesiones que solo lograrán ralentizar el avance de las fuerzas revolucionarias. Pretenden hacer creer que nos encontramos ante una nueva fase del capitalismo, sin concretar nunca la caracterización de esta nueva fase; un capitalismo sin lucha de clases, sin burguesía y sin clase obrera. Aluden a una supuesta y finalizada "globalización", confundiendo y tergiversando la definición que ya diera Lenin en su obra "Imperialismo, la fase superior del capitalismo":

El monopolio ha surgido de los bancos, los cuales, de modestas empresas intermediarias que eran antes, se han convertido en monopolistas del capital financiero. Tres o cinco grandes bancos de cualquiera de las naciones capitalistas más avanzadas han realizado la “union personal” del capital industrial y bancario y han concentrado en sus manos sumas de miles y miles de millones que constituyen la mayor parte de los capitales y de los ingresos monetarios de todo el país. La oligarquía financiera, que tiende una espesa red de relaciones de dependencia sobre todas las instituciones económicas y políticas de la sociedad burguesa contemporánea sin excepción: he aquí la manifestación más evidente de este monopolio. [...] Cuando resultó que todo el mundo estaba repartido, empezó inevitablemente la era de posesión monopolista de las colonias y, por consiguiente, de lucha particularmente aguda por la repartición y el nuevo reparto del mundo.  

Imperialismo, la fase superior del capitalismo, V.I. Lenin

Es el deber de todo comunista consecuente denunciar el XX congreso del PCUS, el cual no fue sino un golpe de estado llevado a fin por los revisionistas, en el que dieron comienzo, no solo a la destrucción del primer y mayor estado socialista de la historia, sino que también procuraron mancillar y sepultar el legado del PCUS Marxista-Leninista.

Actualmente, en Andalucía, nos encontramos con un marco político en el que damos con algunas organizaciones y partidos que niegan, como hemos mencionado anteriormente, la teoría y praxis Marxista-Leninista, apoyándose en una abierta ignorancia de la obra de los clásicos del marxismo y, en algunos casos más graves, prostituyéndolos conscientemente.
Muchas de estas organizaciones obvian los pilares más básicos de una organización comunista como es el centralismo democrático y, al mismo tiempo, ofrecen como única herramienta la lucha pacifista, economicista, interclasista y electoral.

El revisionismo corroe a numerosos partidos comunistas y obreros, particularmente en Europa, que está preñada de revisionismo. Se están transformando de partidos de la revolución social, en partidos de las reformas sociales, se están acercando y fundiendo con los socialdemócratas, se están apartando de las tradiciones y del espíritu revolucionario, se están adormeciendo con las ilusiones del camino pacífico parlamentario que los revisionistas han elevado a principio estratégico mundial.  

Carta abierta a los miembros del Partido Comunista de la Unión Soviética, Enver Hoxha


Respecto de la cuestión nacional, evidentemente nos posicionamos como firmes defensores del derecho a la libre autodeterminación de los pueblos, pero no podemos obviar, como ya hacen otras organizaciones en Andalucía, la intrínseca relación que debe guardar el derecho de autodeterminación y el avance de la lucha revolucionaria.
Defendemos el derecho de autodeterminación de los pueblos de forma consciente y no de manera oportunista y desvirtuada. Es para nosotros lógico el apoyo a aquellos movimientos de liberación nacional que vayan a suponer un avance en la lucha de clases, y nunca un retroceso, pues no legitimaremos la creación de ningún nuevo gobierno burgués que vaya a explotar con redobladas energías a la clase obrera.

Actualmente España, como estado plurinacional, oprime a los diferentes pueblos que engloba y trata de homogeneizar las culturas de esos mismos pueblos y naciones en una nueva, artificial y conveniente nación para la actual burguesía dominante. Esto nos lleva plantear que entre estos pueblos oprimidos existe una vinculación, la cual se puede y debe usar para combatir al estado burgués de manera conjunta, como dedos de un mismo puño. La lucha contra el estado burgués, contra el capitalismo, no será llevada a cabo por una burguesía nacional, ni por ningún movimiento interclasista que anteponga y desligue la cuestión nacional y la de clase.



La nación tiene derecho a organizarse en base a la autonomía. Tiene derecho, incluso, a separarse. Pero esto no quiere decir que tenga que hacerlo bajo cualquier condición, que la autonomía o la separación sean siempre y en todas partes ventajosa por la nación, es decir, para la mayoría de ella, es decir, para las capas trabajadoras.  
El marxismo y la cuestión nacional, J. Stalin


Reconstrucción comunista lucha por acabar con el sistema de explotación capitalista y por el triunfo de la clase obrera; por la lucha contra el fascismo, herramienta de dominación del capitalismo en tiempos de crisis, asicomo contra el revisionismo que diluye y corrompe la verdadera lucha revolucionaria, sirviendo así a la burguesía en busca de privilegios, un lugar en la mesa a la hora de parasitar lejos de la sacrificada lucha revolucionaria.

[...] la lucha contra todas las desviaciones oportunistas que propagan los revisionistas contemporáneos de toda calaña, la movilización revolucionaria de la clase obrera y de los pueblos contra la burguesía y el imperialismo, la seria preparación para la revolución, son el único camino justo, el único camino que conduce a la victoria.  
La teoría y la práctica de la revolución, Enver Hoxha


Es por todo ello que hoy constituimos una nueva célula en Granada, con la intención de colaborar en la reconstitución del "partido de vanguardia", con la intención de darle de nuevo a la clase obrera la herramienta para la liberación del yugo capitalista.



ORGANIZACIÓN, FORMACIÓN, COMBATE